Featured 4 News

Derecho de Autor vs Regalía

El sistema de “derechos de autor” se ha opuesto tradicionalmente al de “regalía”, en particular en el ámbito de la producción audiovisual y cinematográfica.

La SACD – Sociedad de Autores Dramáticos y Compositores -, una de las sociedades de Derechos de Autor mas antiguas del mundo, publica un interesante artículo acerca de la diferencia que existe entre estos dos términos que parecen ser iguales, pero que guardan muchas diferencias.

ARTÍCULO

LOS DERECHOS DE AUTOR CONTRA EL COPYRIGHT

De manera tradicional, el sistema de “derechos de autor” se ha opuesto al de “Copyright”, en particular en el ámbito de la producción audiovisual y cinematográfica.

Cada sistema se sustenta en diferentes fundamentos: los derechos de autor se refieren al autor en calidad de persona física, mientras que los Copyrights confieren especialmente todos los derechos al productor.

Sin embargo, dichos sistemas no son perfectamente homogéneos ni son diametralmente opuestos en lo que respecta a su aplicación. En términos de derechos morales, los cuales están asociados con el autor como persona física, existe una contrariedad absoluta, ya que el Copyright no reconoce ningún derecho moral vinculado a los autores, incluso aunque así esté establecido en el Convenio de Berna. Sin embargo, en la gestión práctica de los derechos económicos, las diferencias no son tan marcadas (en ambos sistemas, el productor tiene el control del uso de la obra). Además de la magnitud de la industria y sus capacidades de producción, la diferencia radica en la capacidad de los autores para organizarse para proteger su profesión elaborando regulaciones “legislativas o contractuales”.

Podría decirse que la versión latina de los derechos de autor pone el énfasis en el autor como “persona”, en oposición al copyright anglosajón, es decir, literalmente, el derecho a “copiar” (que es un derecho de uso), asociado con la obra en sí.

Un breve análisis comparativo de la legislación francesa y estadounidense puede proporcionar una mejor comprensión de los fundamentos de cada uno de estos sistemas, ya que Francia y los Estados Unidos de América son dos países donde grupos de autores han desarrollado con especial sofisticación la protección de los intereses de los autores.

La noción de “autor”

De acuerdo con la legislación francesa, una obra audiovisual se considera una obra de colaboración, es decir, una obra en la que varios autores han contribuido a su creación. Las personas físicas que han participado en la creación la obra en calidad de coautores son reconocidas como autores: aquellas que se encargan del guión, el diálogo, la adaptación, la banda sonora, la adaptación de una obra preexistente, la dirección de la película (sección L113-7).

En los Estados Unidos de América, las obras audiovisuales se consideran “obras realizadas por contrato” (por ejemplo, parte de un contrato para contratar obras o servicios), una noción que puede compararse con una obra realizada por encargo. El autor de la obra es, por lo tanto, el productor, ya sea una persona física o jurídica (la productora). El autor de una película será, por lo tanto, susceptible de ser reemplazado de la misma manera en que los catálogos de películas cambian de dueño cuando se venden y compran.

Plazos de protección de obras

En Francia, el plazo de protección de una obra comienza con muerte del último coautor sobreviviente. De este modo, la ley establece que una obra está protegida durante 70 años a partir de la fecha de fallecimiento del último coautor sobreviviente de un guión, texto hablado o diálogo, compositor de una banda sonora (con o sin letras escritas especialmente para la obra en cuestión), o director principal.

En los Estados Unidos de América, el plazo en general inicia a partir de la fecha de publicación de la obra: una obra audiovisual o cinematográfica está protegida durante 95 años a partir de la fecha de publicación.

Legislación que se aplica a guionistas y directores

Según la ley francesa que rige en materia de propiedad literaria y artística, existen dos categorías principales de derechos de autor: derechos morales y derechos económicos. Esta ley también rige las relaciones entre el autor y el productor, que deben formalizarse en un acuerdo escrito por el que el autor le cede sus derechos económicos al productor.

En los Estados Unidos de América, las relaciones entre los creadores (personas físicas) y las empresas de producción se rigen por el “Code of Labor” [Código de Trabajo]. Los guionistas y directores son consecuentemente empleados del productor y, como tales, como cualquier otro empleado en los EE. UU., Pueden prescindir y reemplazarse en cualquier momento del proceso de redacción o producción. Sus nombres solo aparecerán en los créditos en la medida en que su trabajo cumpla con los criterios de “atribución de crédito”, según lo establecido en el “Minimum Bassic Agreement” (MBA) [Acuerdo Mínimo Básico].

Remuneración

Conforme a la legislación francesa, los autores deben recibir de manera obligatoria una remuneración proporcional a los ingresos producto del uso de la obra a cambio de la cesión de los derechos asociados al productor. Por lo tanto, las sociedades colectivas de gestión de derechos de autor han negociado contratos colectivos de trabajo con los usuarios mediante los cuales se paga una tarifa proporcional a los autores.

En los Estados Unidos de América, los sindicatos que representan a los guionistas (WGA, “Writers Guild of America”) y directores (DGA, “Directors Guild of America”) han negociado acuerdos de negociación colectiva, o los llamados “Minimun Basic Agreements”, con productores estadounidenses.

Estos acuerdos marco, que son negociados por los gremios, están sujetos a nuevas negociaciones cada tres años. Extremadamente precisos y detallados, cubren:

  • Los derechos económicos de los guionistas y directores, mediante el establecimiento de límites mínimos de remuneración (dependiendo de la duración de la película, su presupuesto, etc.). En los contratos, por lo general los autores negocian tarifas que son más altas que estos límites mínimos.
  • El pago de los residuales a guionistas y directores. Estas son tarifas adicionales diseñadas para compensar a los autores por cualquier uso secundario de sus obras (ventas a una cadena de TV, ventas en el exterior, video, etc.) en los Estados Unidos de América y ultramar. Los gremios (WGA, DGA) recaudan los residuales de los productores. A diferencia de los derechos económicos a los que los autores tienen derecho según las disposiciones de la ley francesa, los residuales resultan de las negociaciones contractuales y, por lo tanto, dependen de una cuestión de capacidad de negociación de las partes respectivas.
  • Derechos de creatividad, reconociendo a los autores como una forma de “paternidad” relacionada con la obra (“una película de…”, etc.) y créditos: menciones que aparecen en los créditos en términos de posición, tamaño, secuencia, etc.
  • Condiciones de trabajo: pago de horas extras, días de descanso, etc.

Fondos de pensiones (planes de jubilación) y seguridad social: los productores aportan a los fondos de pensiones y los planes de seguridad social, además de los residuales que se pagan a los guionistas y directores.

La finalidad detrás de estos acuerdos negociados entre gremios es que el autor debe recibir una parte de los ingresos (y el éxito) de su obra. Por lo tanto, los residuales pueden considerarse como la remuneración proporcional de los autores.

En contraposición a una idea errónea generalizada, los copyrights estadounidenses no se pueden comparar con una remuneración fija concedida a los autores, en la medida en que los guionistas y directores estadounidenses se han organizado dentro de sindicatos de peso para negociar las condiciones de trabajo y la remuneración de sus miembros. Esta solidaridad es la clave del éxito de las negociaciones con los productores. Como empleados, los guionistas y directores tienen el derecho de recurrir a la acción sindical y paralizar por completo una de las principales industrias que contribuyen al PBI estadounidense.


Fuente: https://www.sacd.fr/en/authors-rights-vs-copyright